Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 marzo 2011

LA ESCALERA ANALGÉSICA DE LA OMS-ASCENSOR ANALGÉSICO

Cuando fue “construida” la escalera analgésica por la Organización Mundial de la Salud (Ginebra 1984) y publicada su guía en 1986, el equipo de diseñadores (Comité de Expertos Internacionales), en su documento sobre Alivio del Dolor en el Cáncer intentaban introducir, sobre todo en los países más subdesarrollados, unas pautas de actuación encaminadas al control del dolor en el cáncer y diseñó un método simple, validado y efectivo para asegurar una terapia razonable en el tratamiento del dolor (World Health Organization, 1990 y 1996).

Oscilaban desde medidas eficaces de diagnóstico precoz, tratamientos curativos, medios efectivos de atención sanitaria y de personal entrenado; y destacaba sobre todo, como una excelente herramienta educativa, donde sus resultados se apreciaron muy rápidamente.

En estos 21 años la escalera ha ido creciendo y se ha extendido a todos los países y sufriendo diferentes modificaciones, incluyendo otros tipos de dolor, como el agudo, postoperatorio, irruptivo o el no oncológico. Incluso se ha añadido un 4º escalón para el dolor intenso, tratándose con técnicas intervencionistas y sin olvidar el soporte emocional y de comunicación, como ha sucedido en el marco de los cuidados paliativos.

Todo esto junto con la aparición de múltiples fármacos analgésicos con distintos mecanismos de acción, gran variedad de formulaciones y dosis, y sobre todo, con un mayor conocimiento de los mecanismos etiopatológicos del dolor, una mayor formación en dolor, han permitido un abordaje más efectivo por parte de los médicos de Atención Primaria, (AP).

Los AINEs, no han tenido grandes cambios, salvo la introducción al mercado de los Coxibs; en el segundo peldaño la codeína continúa, aunque en ocasiones limitadas por sus efectos secundarios, y la gran novedad, el tramadol, fármaco que bien manejado ha sido y es muy utilizado en el dolor moderado y que ha contribuido durante tiempo a “retrasar” el paso al tercer peldaño; el tercero sí ha tenido una gran avalancha de nuevos fármacos de opioides “potentes” que se han puesto al lado y compitiendo con la morfina, y han determinado que estos fármacos “bajen” de forma natural hacia el segundo escalón, se instauren y alivien dolores moderados, con pequeñas dosis, o algias intensas a dosis más altas.

El tiempo que marcaba la escalera analgésica parece que se ha detenido a consecuencia de las nuevas y distintas presentaciones de fármacos analgésicos. No hay evidencia clara en los trabajos publicados sobre la rapidez del alivio del dolor al usar la escalera en el dolor oncológico, pero con la bajada al escalón de fármacos opioides “potentes”, se asegura la rápida instauración del alivio ante dolores que se manifiestan inicialmente con una intensidad alta, garantizando por tanto que el paciente no va a sufrir dolor mientras se va progresando en la escalera, según indican diferentes autores en sus trabajos. El manejo de estos mismos fármacos en el escalón pueden contribuir a no variarlos, producir menos efectos adversos y dar una mayor satisfacción a los pacientes.

Es por tanto el tiempo, el que marca la decisión terapéutica y si para aliviarlo rápidamente hay que suministrar fármacos más potentes, lo correcto es utilizarlos. Debemos prescindir de escalones y de fármacos suministrados secuencialmente en el tiempo? o buscamos el fármaco de potencia adecuada para aliviar un dolor determinado?

Como resumen algunos aspectos que marcan el cambio de la escalera al concepto que se adapta más a la realidad actual, el “ascensor” analgésico:

-La escalera analgésica de la OMS no es válida para todos los tipos de dolor. Ha llegado el momento de saber diferenciar los tipos de dolor: nociceptivo y neuropático y adecuar el tipo de fármaco que actúe con más efectividad, por tanto independientemente del marcado por la escalera analgésica. En el dolor neuropático los fármacos estarían empleados en función de la etiología del dolor, pero estarían ligados a los antiepilépticos y antidepresivos. En el dolor agudo y dolor postoperatorio la utilización del fármaco vendría indicada por la intensidad del dolor, “ascensor analgésico”. Intensidad y etiología del dolor va a determinar el fármaco a utilizar.

La escalera analgésica de la OMS, se mantiene válida para el dolor crónico, modificando o anulando el  escalón para el tratamiento del dolor de carácter oncológico y permitiendo en muchas ocasiones los tres escalones en el dolor crónico no oncológico, pero en cualquier caso, priorizando el fármaco en función de la intensidad álgica y manejando los opioides fuertes si la intensidad del dolor así lo establece, sin paso previo por AINEs o los opiáceos débiles.

-El primer peldaño de la terapia para el dolor leve a moderado es el uso de acetaminofén, aspirina u otro AINE. Se pueden usar adyuvantes para aumentar la eficacia analgésica o bien para tratar síntomas asociados que exacerban el dolor y proporcionar una actividad analgésica adicional en los diferentes tipos de dolor.

En el dolor crónico no oncológico, la escalera puede seguir sirviendo con su segundo escalón y con el tramadol como fármaco estrella, y retrasar la utilización de opioides potentes que podrán y deberán usarse si la intensidad del dolor aumenta o no es controlado, sobre todo en el marco de AP.

-Si el dolor es persistente o de moderada a severa intensidad debe tratarse con opioides más potentes ,excelentes fármacos como buprenorfina, fentanilo, hidromorfona, oxicodona, metadona, meperidina, etc. y sobre todo el mecanismo de administración variable, presentaciones en las que podemos administrar dosis mínimas, equianalgésicas, de forma graduada y exponencial; es por ello que han determinado que estos fármacos “bajen” de forma natural hacia el segundo escalón y se instauren y alivien dolores moderados, con pequeñas dosis, o algias intensas a dosis más altas.

ANTIINFLAMATORIOS NO ESTEROIDES (AINES)

Los AINES son usados como terapia inicial en dolor leve, porque son efectivos, usualmente son de venta libre y pueden ser usados en combinación con opioides y analgésicos adyuvantes si la intensidad del dolor aumenta. El acetaminofén esta incluido en este grupo, a pesar que su efecto antiinflamatorio es escaso, tiene una potencia analgésica y características farmacológicas similares a los AINES. Una ventaja importante del acetaminofén en comparación con los otros AINES es que no afecta la función plaquetaria, lo que lo hace menos riesgoso cuando se usa en pacientes trombocitopénicos. Es también relativamente económico.

Los AINES disminuyen los niveles de mediadores inflamatorios que se generan en el sitio de la lesión tisular al inhibir la ciclooxigenasa, la cual cataliza la conversión de ácido araquidónico a prostaglandinas y leucotrienos (Sunshine and Olsen, 1989). Estos mediadores sensibilizan los nervios a los estímulos dolorosos. Aunque los AINES pueden también ejercer acciones en el sistema nervioso central, estos fármacos no activan los receptores opioides y por lo tanto producen analgesia por un mecanismo diferente. Por lo tanto:

  • El uso simultáneo de opioides y AINEs o acetaminofén usualmente proporciona una individualmente.
  • La adición de AINES o acetaminofén a los analgésicos opioides puede lograr un “efecto ahorrador” de forma que una dosis menor de opioides puede aliviar el dolor con menos efectos secundarios (Hodsman, Burns, Blyth, et al., 1987; Weingart, Sorkness, and Earhart, 1985).

En comparación con los opioides, los AINES tienen un espectro diferente de toxicidad. Usados como agentes únicos los AINES tienen efecto máximo o tope en su potencial analgésico, y por lo tanto no se recomienda el uso de dosis más altas que las especificadas.

Los salicilatos no acetilados (salsalato, salicilato de sodio, trisalicilato de magnesio colina) no afectan marcadamente la agregación plaquetaria y no alteran el tiempo de sangrado. (Danesh, Saniabadi, Russell, et al., 1987; Day, Furst, Graham et al., 1987; Estes and Kaplan, 1980; Morris, Sherman, McQuain, et al., 1985; Stuart and Pisko, 1981; Zucker and Rothwell, 1978).

La aspirina, el prototipo de los salicilatos acetilados, produce inhibición irreversible de la agregación plaquetaria, lo que puede prolongar el tiempo de sangrado varios días después de la ingestión, (Stuart, Murphy, Oski, et al., 1972; Sutor, Bowie, and Owen, 1971; Weiss, Aledont, and Kochwa, 1968). Los Salicilatos no acetilados ( salicilato de sodio y trisalicilato de magnesio colina), tienen efectos mínimos sobre la agregación plaquetaria y al parecer no alteran clínicamente el tiempo de sangrado (Day, Furst, Graham et al., 1987; Morris, Sherman, McQuain et al. 1985; Stuart, Murphy, Oski, et al., 1981; Zucker and Rothwell, 1978). Otros AINES producen inhibición reversible de la agregación plaquetaria, la cual persiste mientras el fármaco esté presente en la circulación sistémica (Schlegel, 1987). Por lo tanto con la excepción de los salicilatos no acetilados mencionados, los AINES deben ser evitados en pacientes trombocitopénicos o con alteración en la coagulación.

Los AINES se unen ampliamente a las proteínas plasmáticas y por lo tanto pueden desplazar otros fármacos como la cumarina, metotrexato, digoxina, ciclosporina, hipoglicemiantes orales y derivados de las sulfas. Estas alteraciones pueden aumentar los efectos terapéuticos o tóxicos de cada uno de éstos fármacos. El uso de AINEs se asocia con toxicidad gastrointestinal leve (dispepsia, ardor epigástrico, náusea, vómito, anorexia, diarrea, estreñimiento, flatulencia, sensación de plenitud, dolor epigástrico y abdominal) o graves (sangrado, ulceras, perforación). Los efectos graves no siempre son precedidos por efectos gastrointestinales menores; los pacientes deben ser informados de la importancia de vigilar cualquier síntoma gastrointestinal.

Las toxicidad hepática y renal pueden ocurrir en cualquier momento durante el tratamiento con AINES, pero es más común durante el uso crónico (Sunshine and Olsen, 1989). El riesgo de toxicidad renal es mayor en pacientes con edad avanzada, enfermedad renal preexistente, insuficiencia cardiaca, alteraciones en la función hepática, hipovolemia y terapia concomitante con otros fármacos nefrotóxicos como los diuréticos o con niveles altos de angiotensina II o catecolaminas. Los efectos antipiréticos y antiinflamatorios de los AINES pueden enmascarar los síntomas y signos usuales de infección.

Los efectos adversos de los AINES que pueden ocurrir en cualquier momento incluyen:

  • Insuficiencia renal
  • Hepatotoxicidad
  • Sangrado
  • Ulcera gástrica

Aunque los AINES son efectivos para aliviar el dolor leve y tienen “efecto ahorrador de opioides” en el dolor moderado a severo, su uso debe monitorizarse cuidadosamente para detectar tempranamente efectos secundarios.

La mayoría de los AINES están disponibles en jarabes, tabletas y cápsulas y algunos están disponibles en solución oral. En casi todos los países se dispone de supositorios rectales de aspirina, acetaminofén y de otros AINES o pueden ser fabricados fácilmente por el farmacéutico. El ketorolaco es el único AINE actualmente autorizado como analgésico para administración parenteral por periodos cortos.

No es posible predecir que AINE será mejor tolerado por un paciente en particular; ninguno ha demostrado superioridad sobre otros para aliviar el dolor. Una vez seleccionado, la dosis debe aumentarse hasta que el dolor haya sido aliviado o la dosis máxima recomendada haya sido alcanzada. La duración de la analgesia no siempre se correlaciona con la vida media plasmática de los AINES, es por ello que la respuesta del paciente debe guiar al clínico en seleccionar el intervalo de administración . Debido a que los AINES y los analgésicos adyuvantes tienen efecto tope en su eficacia, si un paciente no responde a la dosis máxima de un AINE, otro AINE debe iniciarse antes de suspender esta clase de analgésicos. La selección inicial de un AINE debe basarse en la eficacia, seguridad y costo relativo.

OPIOIDES

Los opioides son la clase más importante de analgésicos en el manejo del dolor moderado a severo debido a su efectividad, dosificación fácil y relación riesgo/beneficio favorable. Los opioides producen analgesia al unirse a receptores específicos dentro y fuera del SNC (Stein,1993; Hargreaves and Joris, 1993). Los analgésicos opioides se clasifican en agonistas puros, agonistas parciales, agonistas-antagonistas, dependiendo del receptor específico al cual se unen y a la actividad intrínseca sobre el receptor.

Los agonistas puros comúnmente usados incluyen morfina, hidromorfona, codeína, tramadol, oxicodona, hidrocodona, metadona, levorfanol y fentanilo. Estos opioides se clasifican como agonistas puros porque no tienen tope en su eficacia analgésica y no revierten o antagonizan los efectos de los otros opioides dentro de su clase cuando se administran simultáneamente. Los efectos secundarios incluyen estreñimiento, nausea, retención urinaria, confusión, sedación y depresión respiratoria. La incidencia y severidad de los efectos secundarios son diferentes para cada producto.

La buprenorfina es un agonista parcial. Tiene relativamente una eficacia intrínseca relativamente baja en el receptor opioide en comparación con los agonistas puros y tiene un efecto tope para la analgesia.

Los agonistas-antagonistas en uso clínico incluyen pentazocina, butorfanol, dezocina y nalbufina. Estos fármacos tienen techo para la analgesia. En contraste con los agonistas puros, bloquean la analgesia opioide en un tipo de receptor (mu) o son neutrales en este receptor, mientras que simultáneamente activan un receptor opioide diferente (kappa). Pacientes que estén recibiendo agonistas puros no deben recibir un opioide agonista-antagonista pues al hacerlo se puede precipitar un síndrome de abstinencia y aumentar el dolor.

La morfina es el opioide más comúnmente usado en el tratamiento del dolor moderado a severo por su disponibilidad en una gama amplia de presentaciones, por su farmacocinética y farmacodinamia bien definidas y su relativo bajo costo.

La meperidina puede ser útil por periodos cortos ( ej. por pocos días) para tratamiento del dolor agudo y el manejo de los temblores inducidos por medicación, pero generalmente se debe evitar en pacientes con cáncer debido a su corta vida media de acción (2.5-3.5 h) y a su metabolito tóxico, la normeperidina. Este metabolito se acumula, especialmente cuando la función renal esta alterada y produce estimulación del SNC que puede llevar a disforia, agitación y convulsiones (Kaiko, Foley, Grabinski, et al., 1983). La meperidina no debe usarse cuando se requiere el uso crónico de un opioide.

Read Full Post »

INFORMACÓN PARA PACIENTES QUE RECIBEN TRATAMIENTO CON METOTREXATO

Su doctor le ha recomendado metotrexato para ayudar a tratar su enfermedad. El metotrexato viene envasado en forma de tabletas para tomar por vía oral. Su doctor le indicará cuán a menudo debe tomar metotrexato. El programa dependerá de la condición que usted tenga y de cómo su cuerpo responda al medicamento.

Usted debería tomar metotrexato en un programa rotativo que alterne varios días en lo que toma metotrexato con varios días o semanas en los cuales no toma el medicamento. Siga cuidadosamente estas instrucciones y pregúntele a su doctor o farmacéutico si usted no sabe cuándo debe tomar este medicamento

USE EL MEDICAMENTO EXACTAMENTE COMO SE INDICA. NO USE MÁS NI MENOS QUE LA DOSIS INDICADA NI TAMPOCO MÁS SEGUIDO QUE LO PRESCRITO POR SU DOCTOR. NO DEJE DE TOMAR ESTE MEDICAMENTO SIN ANTES CONVERSAR CON SU DOCTOR.

Este medicamento se usa para tratar:

  • psoriasis grave (una enfermedad de la piel en la cual se forman parches enrojecidos o descamados en algunas áreas del cuerpo) que no puede ser controlada por otros tratamientos.
  • artritis reumatoides activa grave (un trastorno en el cual el cuerpo ataca sus propias articulaciones, causando dolor, inflamación y pérdida de la función) que no puede ser controlado por ciertos medicamentos.
  • ciertos tipos de cáncer que comienzan en los tejidos que se forman alrededor del óvulo fertilizado en el útero
  • cáncer de seno
  • ciertos tipos de cáncer en la cabeza y el cuello
  • cáncer de pulmón
  • ciertos tipos de linfoma
  • leucemia

 

El metotrexato pertenece a una clase de medicamentos conocidos como antimetabolitos; desacelera el crecimiento de ciertas células producidas por el cuerpo. El metotrexato ayuda a controlar los síntomas, pero no puede curar su enfermedad

Si usted toma metotrexato para tratar la artritis reumatoide, podría tomar de 3 a 6 semanas para que usted sienta el beneficio total de tomar metotrexato. Continúe tomando metotrexato incluso si usted se siente bien. No deje de tomar metotrexato sin antes conversar con su doctor.

Si usted está tomando metotrexato una vez a la semana para tratar la artritis reumatoide y se olvida de tomar una dosis, tome la dosis perdida tan pronto como lo recuerde. Sin embargo, si han pasado más de 24 horas (un día) sáltese aquella que no tomó y siga con la dosificación regular. Si usted está tomando metotrexato más de una vez a la semana, pregúntele a su doctor qué debe hacer si se olvida de tomar una dosis. No tome una dosis doble para compensar la que olvidó.

Precauciones

antes de comenzar a usar metotrexato:

  • dígale a su doctor y a su farmacéutico si usted es alérgico al metotrexato o a otros medicamentos.
  • dígale a su doctor y a su farmacéutico qué medicamentos con y sin prescripción está tomando, especialmente azatioprina (Imuran); medicamentos antiinflamatorios sin esteroides como aspirinas, ibuprofeno (Advil, Motrin, o Nuprin), indometacina (Indocin), ketoprofeno (Actron u Orudis), o naproxeno (Aleve, Anaprox o Naprosyn); medicamentos orales para el acné como isotretinoína (Accutane) y tretinoina (Vesanoid); medicamentos orales para la diabetes; fenitoína (Dilantin); probenecida (Benemid); sulfonamidas (Bactrim, Septra); tetraciclina; (Achromycin V, Sumycin); y vitaminas.
  • dígale a su doctor si usted tiene o alguna vez ha tenido enfermedades al riñón o al hígado, úlceras, problemas en el sistema inmunitario, enfermedades intestinales, al pulmón, o cáncer.
  • usted debe saber que este medicamento puede interferir con el ciclo menstrual normal (período) en las mujeres y puede detener la producción de espermatozoides en los hombres. Sin embargo, usted no debe suponer que no puede quedar embarazada o que no puede dejar embarazada a otra persona. Las mujeres que están embarazadas o que amamantan deben comunicárselo al médico antes de empezar a tomar este medicamento. Usted no debe planificar quedar embarazada mientras recibe quimioterapia e incluso después de haber dejado el tratamiento (converse con su doctor sobre los detalles adicionales). Use un método fiable de prevención del embarazo. El metotrexato puede dañar al feto.
  • si va a ser sometido a cualquier cirugía, incluyendo la dental, dígale al doctor o dentista que usted está usando metotrexato.
  • dígale a su doctor si usted tiene antecedentes de abuso del alcohol. No beba alcohol; el alcohol aumenta las perspectivas de desarrollar daño hepático producido por este medicamento.
  • no se vacune (por ejemplo, inmunizaciones contra el sarampión o la gripe) sin antes conversar con su doctor.

Efectos secundarios:

Los efectos secundarios del metotrexato son comunes e incluyen:

  • pelo requebradizo o más delgado que lo usual
  • ampollas en la piel o acné
  • pérdida del apetito o de peso

Dígale a su doctor si cualquiera de estos síntomas se vuelve severo o si dura algunas horas:

  • ampollas en la boca
  • fatiga

Si usted experimenta alguno de los siguientes síntomas, llame a su doctor de inmediato:

  • dolor al orinar u orina de color rojo
  • heces negras y alquitranadas (de color petróleo)
  • diarrea
  • dolor de estómago
  • sangrado o moretones inusuales
  • tos
  • congestión
  • fiebre
  • mareos
  • escalofríos
  • disnea (dificultad para respirar)
  • dolor de garganta
  • inflamación de los pies o tobillos
  • náuseas y vómitos
  • sarpullido (erupciones en la piel)
  • coloración amarillenta de la piel u ojos
  • dolor en las articulaciones
  • crisis convulsivas
  • sarpullido severo

Condiciones de almacenamiento

Mantenga este medicamento en su envase, bien cerrado y fuera del alcance de los niños. Almacénelo a temperatura ambiente y lejos del calor excesivo y la humedad (no en el baño). Deseche cualquier medicamento que esté vencido o que ya no se utilice. Converse con su farmacéutico acerca del desecho adecuado de los medicamentos.

Información para los casos de sobredosis

En caso de una sobredosis, llame a la oficina local de control de envenenamiento al 1-800-222-1222. Si la víctima está inconsciente, o no respira, llame inmediatamente al 911.

Es importante que obtenga ayuda de inmediato si se da cuenta que ha tomado demasiado metotrexato. Si usted toma una sobredosis de metotrexato, existe un medicamento que usted puede tomar que puede prevenir que la sobredosis provoque serias lesiones. Este medicamento funciona mejor cuando es tomado tan pronto como sea posible después de la sobredosis.

Los síntomas de la sobredosis pueden incluir:

  • dolor de garganta, fiebre, escalofríos u otros signos de una infección
  • moretones o sangrado inusuales
  • cansancio excesivo
  • debilidad
  • mareos
  • confusión
  • ritmo cardíaco más rápido que lo normal
  • respiración entrecortada
  • llagas en la boca
  • náuseas
  • vómitos, especialmente vómitos con sangre o que parece que contienen granos de café
  • sangre roja brillante en las heces
  • heces negras o alquitranadas

 

 

Read Full Post »

INFORMACIÓN PARA PACIENTES QUE RECIBEN TRATAMIENTO CON CICLOFOSFAMIDA

Nombres comerciales: Neosar ®, Cytoxan

Tipo de fármaco:

Cytoxan es un fármaco de quimioterapia anticanceroso (“antineoplásico” o “citotóxico”). Se clasifica como un “agente alquilante” (Para obtener más detalles, vea más abajo la sección “Cómo actúa Cytoxan”.)

PARA QUÉ SE UTILIZA CYTOXAN:

  • Los cánceres tratados con Cytoxan incluyen: linfoma de Hodgkin y no Hodgkin, linfoma de Burkitt, leucemia linfocítica crónica (LLC), leucemia mieloide crónica (LMC), leucemia mieloide aguda (LMA), leucemia linfocítica aguda (LLA), linfoma de linfocitos T (micosis fungoides), mieloma múltiple, neuroblastoma, retinoblastoma, rabdomiosarcoma, sarcoma de Ewing; cáncer de mama, testicular, endometrial, ovárico y pulmonar, y en regímenes de acondicionamiento para el trasplante de médula ósea.
  • Cytoxan también se usa para tratar muchos trastornos además del cáncer.

Nota: si se ha aprobado un fármaco para un uso, los médicos pueden decidir utilizar este mismo fármaco para tratar otros problemas, si creen que podría ser útil.

CÓMO SE ADMINISTRA CYTOXAN:

  • Cytoxan puede administrarse por diferentes vías. La vía depende de la dosis, la enfermedad tratada y el objetivo del uso del fármaco.
  • Usualmente se lo administra a través de una vena, por inyección o infusión (intravenoso, IV) o por la boca en forma de comprimidos, esto depende del diagnóstico.
  • Cytoxan también fue aprobado para su administración como inyección intramuscular (IM), en el tejido que cubre el abdomen (intraperitoneal, IP), o en el tejido que cubre los pulmones (intrapleural).
  • Los comprimidos deben administrarse con las comidas o después de éstas. No se los debe cortar ni triturar.
  • La cantidad de Cytoxan que recibirá depende de muchos factores, incluyendo su altura y peso, el estado general de su salud y sus otros problemas de salud, y el tipo de cáncer o enfermedad que padece. Su médico determinará la dosis exacta para usted y el calendario de administración del fármaco.

EFECTOS SECUNDARIOS DE CYTOXAN:

ASPECTOS IMPORTANTES QUE DEBE RECORDAR ACERCA DE LOS EFECTOS SECUNDARIOS DE CYTOXAN:

  • Los efectos secundarios y su gravedad dependen de la cantidad de fármaco administrada. En otras palabras, las dosis elevadas pueden producir efectos secundarios más graves.
  • Usted no tendrá todos los efectos secundarios que se mencionan a continuación.
  • Los efectos secundarios suelen ser predecibles en cuanto a su aparición, duración y gravedad.
  • Casi siempre son reversibles y desaparecerán cuando finalice el tratamiento.
  • Los efectos secundarios pueden controlarse. Existen muchas opciones para minimizarlos o prevenirlos.

LOS SIGUIENTES EFECTOS SECUNDARIOS SON COMUNES (ES DECIR, TIENEN UNA INCIDENCIA MAYOR DEL 30%) EN LOS PACIENTES QUE RECIBEN CYTOXAN:

  • RECUENTO BAJO DE CÉLULAS SANGUÍNEAS. Los glóbulos blancos y rojos y las plaquetas pueden disminuir temporalmente. Esto puede hacer que se encuentre en mayor riesgo de padecer una infección, anemia y/o hemorragias.

Nadir: significa “punto bajo”, nadir se refiere al momento entre los ciclos de quimioterapia cuando usted experimenta el descenso en sus recuentos de células sanguíneas

Aparición: 7 días
Nadir: 10 a 14 días
Recuperación: 21 días

  • CAÍDA DEL CABELLO. TEMPORAL: Usualmente comienza de 3 a 6 semanas después de iniciar el tratamiento. El cabello crecerá una vez finalizado el tratamiento, aunque el color y/o la textura pueden ser diferentes.
  • NÁUSEAS Y VÓMITOS, más frecuentes con dosis elevadas, usualmente comienzan de 6 a 10 horas después del tratamiento.
  • POCO APETITO
  • INFERTILIDAD. Cytoxan puede afectar la capacidad de concebir. Converse con su proveedor de atención médica acerca de este tema.
  • DECOLORACIÓN DE LA PIEL O LAS UÑAS (vea”Reacciones cutáneas”).

LOS SIGUIENTES EFECTOS SECUNDARIOS SON MENOS FRECUENTES EN LOS PACIENTES QUE RECIBEN CYTOXAN (INCIDENCIA DE ENTRE 10% Y 29%):

  • DIARREA
  • LLAGAS EN LA BOCA
  • IRRITACIÓN Y HEMORRAGIA VESICAL (cistitis hemorrágica). La administración de pulsos intravenosos no suele asociarse a toxicidad vesical. Para disminuir la toxicidad vesical se recomienda hidratación abundante por vía oral (2-3 litros en 24 horas) o intravenosa y micción frecuente.

EFECTOS SECUNDARIOS RETARDADOS DE CYTOXAN:

  • Existe un riesgo leve de desarrollar cáncer en la sangre como leucemia o mielodisplasia después de tomar Cytoxan. Consulte a su médico acerca de este riesgo.

Esta lista incluye los efectos secundarios más comunes y los menos frecuentes para las personas que reciben Cytoxan. Los efectos secundarios más infrecuentes (con una incidencia menor que el 10 % de los pacientes) no se mencionan aquí. Sin embargo, no deje de informar a su proveedor de atención médica si experimenta algún síntoma inusual.

CUÁNDO COMUNICARSE CON SU MÉDICO O PROVEEDOR DE ATENCIÓN MÉDICA:

Comuníquese con su proveedor de atención médica inmediatamente, durante el día o la noche, si experimenta cualquiera de los siguientes síntomas: Fiebre de 38º C o más y escalofríos (posibles signos de infección)

LOS SÍNTOMAS QUE SE INDICAN A CONTINUACIÓN REQUIEREN ATENCIÓN MÉDICA, PERO NO SON UNA EMERGENCIA. COMUNÍQUESE CON SU PROVEEDOR DE ATENCIÓN MÉDICA EN UN PLAZO DE 24 HORAS SI OBSERVA ALGUNO DE LOS SIGUIENTES SÍNTOMAS:

  • Náuseas (si interfieren con la capacidad de comer y no cesan con los medicamentos recetados).
  • Vómitos (más de 4 ó 5 veces en un período de 24 horas).
  • Diarrea (de 4 a 6 episodios en un período de 24 horas).
  • Hemorragias o hematomas inusuales
  • Heces negras o alquitranadas, o presencia de sangre en las heces.
  • Sangre en la orina.
  • Dolor o ardor al orinar.
  • Fatiga extrema (imposibilidad de realizar las actividades de cuidado personal).
  • Llagas en la boca (enrojecimiento doloroso, hinchazón o úlceras).

No deje de informar a su proveedor de atención médica si experimenta algún síntoma inusual.

PRECAUCIONES QUE DEBEN TOMARSE CUANDO SE SIGUE UN TRATAMIENTO CON CYTOXAN:

  • Antes de comenzar el tratamiento con Cytoxan, asegúrese de informar a su médico acerca de los demás medicamentos que toma (incluso los medicamentos recetados, los medicamentos de venta sin receta médica, las vitaminas, los remedios a base de hierbas, etc.). No tome aspirina ni productos que contengan aspirina a menos que su médico se lo permita específicamente.
  • No se aplique ningún tipo de inmunización o vacunas sin la aprobación de su médico mientras reciba tratamiento con Cytoxan.
  • Tanto para hombres como para mujeres: Use anticonceptivos y evite la concepción mientras tome Cytoxan. Se recomiendan los métodos anticonceptivos de barrera, como los condones.
  • No amamante mientras recibe Cytoxan.

CONSEJOS PRÁCTICOS SOBRE EL CUIDADO PERSONAL DURANTE EL TRATAMIENTO CON CYTOXAN:

  • Beba diariamente un mínimo de 2 a 3 cuartos de galón (8 a 12 vasos) de líquido, a menos que se le indique lo contrario.
  • Es importante que evacue (vacíe la vejiga) con frecuencia, especialmente en las primeras 24 horas después de tomar Cytoxan. Informe a su proveedor de atención médica si siente dolor o ardor al orinar.
  • Puede estar en riesgo de infección, por lo que trate de evitar las multitudes o las personas resfriadas, e informe inmediatamente a su proveedor de atención médica si tiene fiebre u observa otros signos de infección.
  • Lávese las manos con frecuencia
  • Para ayudar a tratar y prevenir las llagas en la boca, utilice un cepillo de dientes de cerdas suaves y enjuáguese la boca tres veces al día con una solución de 1 cucharadita de bicarbonato de sodio en un vaso con 8 onzas de agua.
  • Para minimizar las posibilidades de sangrar, utilice una afeitadora eléctrica y un cepillo de dientes de cerdas suaves.
  • Evite los deportes de contacto y las actividades que puedan provocar lesiones.
  • Para reducir las náuseas, tome medicamentos antieméticos de acuerdo con las instrucciones de su médico y coma con frecuencia porciones pequeñas de alimentos.
  • Evite la exposición al sol. Use protector solar con factor de protección (SPF) 15 o superior y ropa protectora.
  • Por lo general, se debe reducir al mínimo o evitar por completo el consumo de bebidas alcohólicas. Debe hablar sobre este tema con su médico.
  • Descanse mucho
  • Mantenga una buena nutrición.
  • Si experimenta síntomas o efectos secundarios, asegúrese de hablar de ellos con los miembros de su equipo de atención médica. Ellos pueden recetarle medicamentos y/u ofrecerle otros consejos que sean eficaces para controlar este tipo de problemas.

CONTROL Y PRUEBAS DURANTE EL TRATAMIENTO CON CYTOXAN:

Su médico lo examinará regularmente durante el tratamiento con Cytoxan, para vigilar los efectos secundarios y comprobar su respuesta al tratamiento. Su médico le ordenará periódicamente recuentos sanguíneos completos (CBC, por sus siglas en inglés), así como también otros análisis de sangre a fin de vigilar el funcionamiento de otros órganos (como los riñones y el hígado).

CÓMO ACTÚA CYTOXAN:

Los tumores cancerosos se caracterizan por la división celular, que deja de ser controlada como en el tejido normal. Las células “normales” dejan de dividirse cuando entran en contacto con células similares, un mecanismo conocido como inhibición por contacto. Las células cancerosas pierden esta capacidad. En las células cancerosas se desequilibra el sistema de autorregulación que controla y limita la división celular. El proceso de división celular, ya sea en células normales o cancerosas, se realiza a través del ciclo celular. Este ciclo va de la fase de reposo, pasando por las fases de crecimiento activo, hasta la mitosis (división).

La capacidad de la quimioterapia para destruir las células cancerosas depende de su capacidad para detener la división celular. Usualmente, los fármacos actúan dañando el ARN o ADN que indica a la célula cómo realizar una copia de sí misma en la división. Si las células no pueden dividirse, mueren. Cuanto más rápido se dividan las células, habrá más probabilidades de que la quimioterapia destruya las células y el tumor reduzca su tamaño. Además, estos fármacos inducen al suicidio celular (muerte celular programada o apoptosis).

Los fármacos de quimioterapia que destruyen las células sólo durante la división se denominan específicos al ciclo celular. Los fármacos de quimioterapia que destruyen a las células cancerosas durante la fase de reposo se denominan no específicos al ciclo celular. La programación de la quimioterapia se realiza sobre la base del tipo de células, la velocidad con que se dividen y el momento en que un fármaco determinado probablemente sea eficaz. Es por esta razón que la quimioterapia normalmente se administra en ciclos.

Desafortunadamente, la quimioterapia no reconoce la diferencia entre las células cancerosas y las células normales. La quimioterapia destruirá todas las células que se dividen rápidamente. Las células “normales” volverán a crecer y a ser saludables pero, mientras tanto, se presentan efectos secundarios. Las células “normales” afectadas con mayor frecuencia por la quimioterapia son las células sanguíneas, las que se encuentran en la boca, el estómago y el intestino, así como los folículos pilosos; esto provoca recuentos sanguíneos bajos, afecciones bucales, náuseas, diarrea y/o pérdida del cabello. Diferentes fármacos pueden afectar distintas partes del cuerpo.

La ciclofosfamida se clasifica como agente alquilante. Los agentes alquilantes  alcanzan su mayor nivel de actividad durante la fase de reposo celular. Estos tipos de fármacos no son específicos al ciclo celular

Nota: Insistimos en recomendarle que hable con su profesional de atención médica acerca de su enfermedad y sus tratamientos específicos. La información  tiene como propósito ser útil e instructiva, y en ningún caso debe considerarse un sustituto del asesoramiento médico.

 

Read Full Post »

INFORMACIÓN  PARA PACIENTES EN TRATAMIENTO CON ABATACEPT

Mecanismo de acción

Modula selectivamente una señal coestimuladora clave que es necesaria para la activación completa de los linfocitos T que expresan CD28.

Indicaciones terapéuticas

En combinación con metotrexato: artritis reumatoide activa de moderada a grave en ads. y artritis ideopática juvenil poliarticular activa de moderada a grave en pediátricos ≥ 6 años que hayan presentado una respuesta inadecuada o intolerancia a antirreumáticos modificadores de la enf., incluyendo al menos un inhibidor del factor de necrosis tumoral (TNF).

Posología

Administrar en perfus. IV de 30 min a la dosis según peso del paciente: ads. < 60 kg: 500 mg; ≥ 60 kg hasta ≤ 100 kg: 750 mg; >100 kg: 1.000 mg. Pacientes entre 6-17 años < 75kg: 10 mg/kg; ≥ 75 kg seguir régimen posológico de ads. Se debe administrar 2 y 4 sem después de la 1ª perfus., y luego cada 4 sem.

Contraindicaciones

Hipersensibilidad, infecciones graves y no controladas (septicemia e infecciones oportunistas).

Advertencias y precauciones

Ancianos, antecedentes de reacciones alérgicas, antecedentes de infecciones recurrentes o afecciones subyacente que predispongan a las infecciones. Puede incrementar el riesgo de procesos autoinmunes (empeoramiento de esclerosis múltiple). No deben administrarse vacunas vivas antes de 3 meses de su interrupción. No se recomienda en niños < 6 años. Evitar combinación con antagonistas del TNF. Utilizar métodos anticonceptivos hasta 14 sem después de la última dosis del tto.

Embarazo

Cat C. No se recomienda a menos que sea claramente necesario.

Lactancia

Se desconoce si abatacept se excreta en la leche materna. Las mujeres no deben amamantar a sus hijos mientras estén en tratamiento hasta 14 semanas después de la última dosis de tratamiento con abatacept.

Reacciones adversas

Cefalea, náuseas, diarrea, tos, infección del tracto respiratorio superior, pirexia (pediátricos), nasofaringitis, dolor abdominal. Además en ads.: mareos, dispepsia, erupción cutánea, infección de vías respiratorias inferiores, infección de vías urinarias, herpes simple, rinitis, HTA, rubor, fatiga, astenia, aumento de la presión arterial, pruebas de función hepática anormal.

 

 

Read Full Post »